Nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria

julio 29, 2015 en Uncategorized por emilia

La nueva  Ley de Jurisdicción Voluntaria, permitirá a los ciudadanos acudir a cualquier notario para resolver diversos asuntos civiles, mercantiles o sucesorios en los que no exista controversia y que, por tanto, no requieran de la intervención de un juez.

Además, en las notarías se usarán medios informáticos, lo que abaratará y agilizará la tramitación de estos expedientes.

Las nuevas  Competencias del notario se distribuirá en diferentes ámbitos de actuación de la jurisdicción voluntaria: civil, mercantil, hipotecaria y de sucesiones. Por poner algunos ejemplos, será posible separarse o divorciarse ante notario, siempre que no existan hijos menores a cargo de la pareja. En este ámbito los notarios consideran que podrán reducir considerablemente, con la misma seguridad jurídica, el tiempo que lleva su tramitación por vía judicial (entre 6-12 meses). Con respecto al matrimonio ante notario, el colectivo notarial ya desempeña una función muy cercana a la pareja y a la familia. De hecho, interviene en asuntos como las capitulaciones matrimoniales, el reconocimiento de hijos, la protocolización de convenios familiares, las tutelas y la constitución de parejas de hecho, entre otros. Casarse ante notario será una opción más, dado que el matrimonio civil también podrá contraerse ante el juez del registro civil o de paz, los secretarios judiciales, los concejales y los alcaldes.

En el ámbito sucesorio, los notarios podrán ocuparse de diferentes cuestiones que resultarán muy ventajosas para los ciudadanos. Por ejemplo, los herederos colaterales de aquellas personas que hayan fallecido sin hacer testamento podrán acudir a un notario para tramitar y recibir la herencia y no tendrán que hacerlo ante un juez. Los herederos directos ya pueden encargar a los notarios, desde hace varios años, que se ocupen de este asunto.

En materia de obligaciones se espera que tenga una gran aceptación social – por citar un caso- la tramitación ante notario del expediente de reclamación de deudas dinerarias sin controversia entre las partes. Permitirá que gran parte de dichos procedimientos se resuelvan sin llegar al órgano jurisdiccional y acortando los plazos actuales. Igualmente se regula la subasta notarial, que será estrictamente electrónica, lo que abaratará y agilizará el procedimiento.

En definitiva esta Ley resulta beneficiosa para el ciudadano pues facilita con medios y procedimientos más eficientes e igualmente seguros, y sin incremento de gasto a su cargo la resolucion de ciertos problemas que no requieren la intervencion del juez.

Facebook Twitter Email